El yoga es una disciplina originaria de la India y su filosofía de vida es universal e intemporal. Es el camino de conocerse a uno mismo, un viaje interior que te lleva a sitios que no conoces y te acerca a tu verdadera esencia.

El yoga no entiende de edades ni de sexos, es bueno para todos y se adapta a las personas y a sus necesidades y no al revés. En el caso de sesiones para niños, se tiene que considerar que los niños necesitan estar en un ambiente de juego y divertirse, por eso en las clases se jugará a yoga, pero al mismo tiempo no se perderá su esencia y se incluirán todos los elementos de una sesión de yoga correctamente estructurada. Se empezará por la sintonización, creando contacto y conexión con los demás, seguida del calentamiento, realización de práctica de posturas (asanas) y técnicas de respiración (pranayama). Luego se aumentará la capacidad de atención mediante ejercicios de concentración. Y por último, se soltará el cuerpo relajándolo y entrando en un estado de meditación.

Si los niños empiezan a practicar yoga des de temprana edad, será una muy buena herramienta, que irán integrando y sus enseñanzas les resultarán muy útiles para un futuro tener conciencia de ellas. A parte de beneficios como la disminución del estrés y la ansiedad infantil, mejora de los hábitos posturales, más flexibilidad en los músculos y articulaciones, mejora de la agilidad, coordinación y equilibrio. Aprenderán a escuchar y cuidar su cuerpo, su mente y su corazón.

Las clases de yoga para los más pequeños son un espacio de enriquecimiento y autoconocimiento, les ayudará a crecer de forma consciente, dándose cuenta de qué les hace sentir bien o mal, aprendiendo desde su experiencia.

 

Category:
Date:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies